¿Quienes somos?

El Defensor del Pueblo de la República Dominicana, entidad publica autónoma de rango constitucional, creada mediante la Ley No. 19-01 que crea el Defensor del Pueblo, de fecha 1ro de febrero de 2001 y reconocida por los artículos 80.5, 83.3 y 190-192 de la Carta Magna.

El Defensor del Pueblo es una autoridad independiente, un ejecutor que no se encuentra sujeto a  ninguna  limitante  más  que  la  del  apego  a  la  ley. Su  característica  es  la  neutralidad.  El  Defensor  del Pueblo tendrá autonomía funcional, administrativa y presupuestaria. 

El objetivo esencial del Defensor del Pueblo es salvaguardar  las  prerrogativas  personales  y  colectivas de los ciudadanos, plasmadas en nuestra Constitución, en  caso  de  que  sean  violadas  por  funcionarios  de  la administración pública. Asimismo deberá velar por el correcto funcionamiento de la administración pública, a fin de que ésta se ajuste a la moral, a las leyes, convenios, tratados, pactos y principios generales del derecho.  

En el ejercicio de su ministerio, el Defensor del Pueblo estará investido de plenos poderes y facultades a fin de iniciar, de oficio o a petición de parte, cualquier investigación que conduzca al esclarecimiento de actos u omisiones del sector público y de las entidades no públicas que prestan servicios públicos. 

El Defensor del Pueblo o sus adjuntos podrán inspeccionar las oficinas públicas y aquellas entidades prestadoras de servicios públicos, sin previo aviso, y requerir de ellas todos los documentos e informaciones necesarias para materializar su labor, los cuales les serán suministrados de forma gratuita.